2016 / 14 febrero

Un futuro en la basura

Wecyclers, un forma de reciclar basura

 

Every week, the company’s cyclists peddle from door to door in low-income neighborhoods to pick up recyclable trash from registered households. Items like plastic bottles, aluminum cans and plastic sachets are all weighed and logged on site, and from there are taken to a specific sorting area where they’re bagged in order to be sold to recycling factories.

In return, participating households receive points via SMS. These can eventually be exchanged for rewards, mainly donated items ranging from bowls and blenders to food products and mobile phone air time.

Fuente The custom-made tricycles driving Lagos’s slum waste revolution – CNN.com

Tengo que reconocerlo: me encantan los proyectos como este que aúnan sencillez e imaginación. Que una mujer como Bilikiss Adebiyi-Abiola haya decidido emprender un negocio en el que el principal elemento es la basura, que emplee a 31 personas que se dedican a recorrer los barrios más desfavorecidos de Lagos (Nigeria) en bicicleta, proporcionando a los vecinos un sistema para reciclar sus residuos a cambio de pequeñas recompensas y que esto se haga en un continente, África, al que durante muchos años se ha mirado de forma un tanto despectiva, me parece un toque de atención a la sociedad occidental y a las múltiples oportunidades que ofrece el medioambiente como fuente para la generación de trabajo digno.

La gestión de la basura va a ser en concreto uno de los ámbitos en los que, según los expertos, más trabajo se va a generar. De hecho últimamente se nos ha llenado la boca con la «economía circular«, uno de esos términos que, al igual que «desarrollo sostenible», corre el riesgo de romperse de tanto pronunciarlo, como demuestra la evolución de búsquedas en Google.

Sobre el papel, que ya sabéis que todo lo aguanta, parece un sistema perfecto, como el reciclaje, aunque luego te enteras que Europa envía a Asia casi el 50% de los residuos plásticos procedentes del consumo para su reprocesamiento y te cuestionas la sosteniblidad del procedimiento.

Pero volviendo a la economía circular, las pruebas que se están haciendo en algunas zonas de Europa como los Países Bajos, que son los más adelantados de la clase parecen arrojar buenos resultados y cada vez hay más iniciativas que de una u otra forma, intentan recuperar elementos para incorporarlos de nuevo a la cadena. También hay cada vez más empresas que están creando la figura del CEO (Circular Economy Officer), que sería algo así como un experto que conoce los materiales, la forma de producción, el uso que se da al producto y su destino. Compañías como Veolia y BT ya están aplicando este concepto y poco a poco se están configurando como líderes en la materia.

Seguro que España, en cuanto dé carpetazo a la última denuncia de la Comisión Europa por la existencia de vertederos ilegales, y atendiendo a ese amor desmedido que profesa al medioambiente, abraza como ningún otro país europeo las tesis de la economía circular. Estoy expectante ante los planes que seguro desarrollarán las administraciones públicas para dar a conocer a la sociedad este nuevo paradigma, los múltiples puestos de trabajo que empezarán a ofertarse en las oficinas de empleo o las múltiples iniciativas privadas que van a surgir en este ámbito. Igual un día podemos decir que la basura devolvió la dignidad a este país.

No comments so far.

LEAVE YOUR COMMENT